PROBLEMAS EN LA TIROIDES TIENE UN PORCENTAJE DE CURABILIDAD DEL 95% EN LA CLÍNICA DELGADO

clinica delgado departamento de CABEZA Y CUELLO

En Clínica Delgado el 80% de pacientes que nuevos para la especialidad de cabeza y cuello van a cirugía. Problemas en la tiroides es la consulta más frecuente y tiene un porcentaje de curabilidad del 95%. Pero es el cáncer, los desafíos son otros.

Las enfermedades de cabeza y cuello no son nada raras en el Perú y la especialidad que la trata ha ido mejorando en sus técnicas y tratamientos para devolverle la funcionalidad a los órganos que son operados o reemplazados, en los pacientes que padecen de problemas en esta zona del cuerpo.
Uno de los centros que por su capacidad resolutiva, atiende las enfermedades más complejas en esta especialidad médica, es la Clínica Delgado, que recibe cerca de 60 pacientes semanales en el departamento de Cabeza y Cuello, con distintos problemas. El más común, también a nivel nacional en la especialidad, es las enfermedades en la tiroides.
“Es la más común no solo en la Clínica sino también en el Perú. Pero nosotros tenemos una tasa de curabilidad del 95% y es el más alto. No todas las clínicas te ofrecen un tratamiento integral y completo, nosotros sí tenemos todo para tratarlos” indica el Dr. José Gutiérrez, Jefe del Departamento de Cabeza y Cuello de la Clínica Delgado.
No obstante, las áreas de cabeza y cuello, tienen su propia patologías, por ejemplo está la parte oncológica que es la parte de tumores, la maxilofacial que es la parte de traumatismos, golpes y fracturas, la parte de enfermedades congénitas, cuando nacen con malformaciones, la parte infecciosa, y la parte de reconstructivita, porque después de operar se tiene que reconstruir la zona afectada.
Cada una de estas áreas tiene su propio desafío, pero sin duda la que tienen un mayor impacto en el paciente es la parte oncológica y en ella una de las más frecuentes es el cáncer de piel. Le siguen cáncer de tiroides, de lengua, cáncer de cuerdas vocales y ganglios, como también las partes de la nariz, etc.
En su mayoría de casos, los cánceres de cabeza y cuello, están relacionados por los estilos de vida. En cáncer de piel, el factor de riesgo es el sol, en cáncer de lengua y cuerdas vocales, el papiloma virus, alcohol y tabaco. Lamentablemente los pacientes llegan a los consultorios cuando el cáncer está bastante avanzado pero porque estos tipos de cánceres no generan dolor ni síntomas que generen alerta en el paciente.
Lamentablemente no hay una sola prueba que pueda detectar el cáncer en estadio temprano, sino son una serie de exámenes y chequeo médicos las que determinan que hay un tumor que debe ser operado. “Lo que se necesita hacer es un examen que el paciente se haga un chequeo y tienes que verlo, tocarlo examinarlo y luego se decidirá si necesita un examen de imágenes para descartar. Lo bueno es que no son órganos profundos sino asequibles en un consultorio” explica el oncólogo de la Clínica Delgado.
“En el consultorio tenemos un equipo que es como un endoscopio te meten una cámara por la nariz y tenemos un monitor de alta resolución de tipo médico donde examinas y ves por dentro la nariz, la garganta, las cuerdas vocales, por dentro el esófago es un equipo moderno de última generación que tenemos acá y eso se hace en el instante que tu llegas” señala el especialista.
Si bien la tecnología ha avanzado y ahora en los centros especializados como La Clínica Delgado utilizan otras herramientas para combatir el cáncer como electrones, protones, técnicas de avanzada como la radioterapia intraoperatoria y medicamentos monoclonales, en la cirugía sigue siendo un desafío la parte reconstructiva del órgano o tejido que ha sido retirado o cortado.
“Por ejemplo en un cáncer en la mandíbula en algunos casos se tiene que sacar la mandíbula, pero para reconstruir esa mandíbula, también sacarte un hueso de la pierna y cocértela al cuello para que su vena y su nervio quede, además ponerte una placa de titanio con tornillos, después ponerte dientes en ese hueso que te saque de la pierna porque también el paciente tiene que quedar lo más normal posible. Todo eso nosotros lo hacemos”, indica el Dr. Gutiérrez.
“Casi todos pasan por cirugía. Y la cirugía es compleja, el paciente luego necesita rehabilitación, hacer ejercicios para que esos músculos funcionen. Por ejemplo en un cáncer de lengua, se saca casi la mitad de la lengua o tres cuartos y yo te la reconstruyo con partes de tejido de otra parte del cuerpo” añade.
Para minimizar los riesgos al máximo y reducir tiempos de cirugía, los especialistas de la Clínica Delgado, poseen para este tipo de operaciones, una tomografía con reconstrucción 3D para ver tumores y reconstruir fracturas, situación que normalmente no se tiene, en los otros centros especializados.
“Tenemos la capacidad de fabricar y producir y lo hacemos, moldes como una mandíbula en 3D para poder planificar la cirugía fuera del paciente. Hago un molde 3D basado en la tomografía y a ese molde lo opero, lo moldeo y es exactamente igual al del paciente, entonces mis tiempos operatorios y posibilidades de error se minimiza” subraya el doctor Gutiérrez.
Además en la Clínica Delgado utilizan resonancia magnética de última generación para que, con microcirugía, porque son microquirúrgicas, se pueda unir la arteria y la vena del brazo o la pierna, a la arteria y la vena del cuello, para que el tejido que se ha implantado viva toda la vida. “Para eso se necesita microscopios de alta tecnología que los tenemos en Delgado” añade el oncólogo de Cabeza y Cuello.
En la Clínica Delgado, el tratamiento es integral para patologías de la Cabeza y Cuello. Los pacientes pasan por revisiones de oncólogos, maxilofaciales, odontólogos maxilofaciales, cirujanos plásticos reconstructivos y un foniatra, para la rehabilitación. “Ofrecemos un servicio multidisciplinario y en la consulta somos dos o tres especialistas y vemos al paciente en el momento para tomar decisiones en el momento, es más seguro para el paciente” finaliza el especialista.
Los pacientes que son operados o tratados por cáncer de cabeza y cuello son pacientes para toda la vida. Y es que el monitoreo por parte del personal médico debes ser de manera periódica, pues el cáncer siempre tiene un porcentaje de que vuelva a aparecer.