BOEHRINGER INGELHEIM REALIZA JORNADA PARA ADULTOS MAYORES

RSE.- Los  colaboradores de la compañía farmacéutica Boehringer Ingelheim detuvieron sus labores cotidianos para visitar y compartir una jornada con los adultos mayores del asilo San Vicente de Paul ubicado en Barrios Altos. Esta actividad forma parte de las acciones de voluntariado corporativo que Boehringer Ingelheim lleva a cabo anualmente en la Región Sudamérica con motivo de la celebración anual del día de la Visión de la compañía – Aportar Valor a Través de la Innovación.

Cada uno de los trabajadores de la compañía, en conjunto con los abuelitos, realizaron actividades recreativas. Leyeron libros, cantaron, escucharon música y conversaron sobre sus vidas, compartiendo experiencias y anécdotas. Mientras que, por otro lado, un grupo se ocupaba de la limpieza y el orden de ciertas áreas de la institución.

Asimismo, el talento se hizo presente. La mañana se amenizó con el canto y baile, lo que entusiasmó a los abuelitos a levantarse de sus sillas y danzar junto con los colaboradores de Boehringer Ingelheim y del personal del asilo.  Y es que este día estuvo dedicado a ellos,  a compartir gratos momentos y rescatar los valores de respeto, solidaridad y amor hacia las personas de la tercera edad.

“Esta jornada se realiza todos los años y es uno de los principales eventos de nuestra cultura organizacional, porque se ponen de manifiesto nuestros valores y nuestro carácter distintivo; una jornada en la que juntos mostramos nuestro espíritu ganador y desde hace ya 7 años lo hacemos aportando valor a la comunidad a través de actividades de voluntariado.” indicó Javier Castro, Gerente de Boehringer Ingelheim Perú.

En el 2015, el aporte de Boehringer Ingelheim consistió en mejorar la infraestructura de este mismo lugar, brindando mayor salubridad en el pabellón de mujeres con las instalaciones de losetas y en el pabellón de hombres con el lijado y pintado de paredes. Asimismo,  se brindó una mejor calidad de vida a través de un espacio más ameno en la mejora del jardín. Estos arreglos estuvieron a cargo de los colaboradores de la empresa quienes participaron de manera activa en las actividades y nos solo a través de la donación tangible.

El asilo San Vicente de Paul alberga a más de 100 adultos mayores, entre 85 y 100 años, por lo que no solo necesitan de ayuda social, sino de ayuda a largo plazo, por tal motivo este año también fue dedicado para los abuelitos de la misma institución. Como resultado de esta labor social, por segundo año consecutivo, las personas beneficiadas además de disponer de un espacio cómodo, limpio y saludable, mantendrán en su mente un agradable momento lleno de diversión y sonrisas.

DSC07604