PROPUESTA CIUDADANA ALERTA SOBRE NECESIDAD DE REGULAR USO DE FONDOS PÚBLICOS

RSE.- 4,500 millones de soles han destinado las empresas mineras a gasto social entre los años 2007 y 2012, según los últimos datos arrojados por el Ministerio de Energía y Minas (MINEM). Sin embargo, ¿qué monto de estos fondos provienen del erario público? El Grupo Propuesta Ciudadana alerta sobre la necesidad de regular el uso de los fondos públicos en el gasto social de las empresas mineras, como sucede con el mecanismo Fondo Social (FS) y el extinto Programa Minero de Solidaridad con el Pueblo (PMSP), que erróneamente pueden ser calificados de Responsabilidad Social de la Empresa (RSE). La empresa minera Antamina fue la que más aportes realizó al PMSP destinando casi S/. 700 millones para una región que recibe importantes recursos por canon minero.

“La frontera entre RSE de las empresas mineras no es muy clara con respecto a las iniciativas enmarcadas en el PMSP y Fondos Sociales, toda vez que se ejecutan en el mismo territorio, y con similares esquemas de intervención, que no permite distinguir si lo realiza la empresa o lo realiza el Estado. Es por esa razón que consideramos importante revisar “quién realiza qué” y sobre todo a identificar las iniciativas llevadas a cabo, a fin de generar mejores intervenciones, y sobre todo a definir mejor los roles”, explica Gustavo Ávila, economista y autor del estudio: «El gasto social de las empresas mineras: entre el uso de los fondos públicos y la responsabilidad social empresarial»

El Grupo Propuesta Ciudadana alerta sobre la necesidad de prestar atención al uso de recursos públicos del Estado, o cuasi públicos, por dos razones: la necesidad de crear mecanismos de regulación y control del uso eficiente de esos recursos; la necesidad de garantizar que su uso se haga respondiendo a necesidades públicas, a nombre del Estado y como un servicio y no a nombre de un privado y como parte de su Responsabilidad Social de las Empresas (RSE). “El Decreto Supremo que da cuerpo al PMSP específica que los recursos del mismo deben orientarse a proyectos en educación, salud y nutrición, es decir prioridades también de la política pública contra la pobreza. Es así, como termina el PMSP, o la empresa minera en la práctica, liderando la lucha contra la pobreza, en localidades donde la presencia del Estado es escasa. Ahora, que ya no hay PMSP, la expectativa de la población es que continúe la empresa minera contribuyendo con el desarrollo, pues entienden que lo pudo realizar, pero quizás puede suceder que la empresa no tenga en sus planes continuar con dicha iniciativa”, comenta el experto.

Hay tres tipos de mecanismos que vinculan a las empresas mineras para el desarrollo de las localidades donde extraen los recursos, y generar así condiciones favorables al entorno inmediato de la mina. Estos mecanismos son: Actividades de Desarrollo Sostenible (ADS), el PMSP y FS. Ellos difieren en cuanto a la procedencia de los recursos que emplean, si bien las Actividades de Desarrollo Sostenible (ADS) emplean recursos que son en su totalidad de la empresa, (entre los años 2007 a 2012 las empresas ejecutaron S/. 2,100 millones, según datos del MINEM) los dos mecanismos restantes manejan fondos que de una y otra manera pudieron ser parte del presupuesto público.

Por una parte, el Programa Minero de Solidaridad con el Pueblo (PSMP)  surge en 2006 (y finalizó el desembolso de fondos el 2011) en reemplazo de la aplicación de un impuesto a las sobreganancias mineras por efecto del fuerte aumento en los precios de los minerales superando las estimaciones proyectadas. Las empresas mineras aportaron el 3.75% de sus utilidades netas para la creación de fondos  que ejecutasen proyectos de desarrollo social, y se les descontaba el 66% del pago de regalías mineras que pagaban las empresas. Por otra parte, están los Fondos Sociales que son un  porcentaje del pago hecho por empresas mineras al Estado por adquirir derechos de concesión sobre yacimientos; son por tanto recursos públicos.

No obstante, los tres mecanismos son similares en cuanto al destino de los recursos, puesto que según el marco buscan orientarse a prioridades establecidas como: educación, salud y nutrición; pero que en la práctica se orientan a infraestructura en buena cuenta, particularmente el PSMP y el FS. “Los lineamientos del PMSP determinan que al menos el 30% de los recursos deben ser destinados a los rubros de nutrición, educación y salud. Dicho porcentaje se cumple. Sin embargo, estos recursos destinados en zonas que cuentan ya con importantes recursos públicos por canon minero, y que van en buena cuenta también a infraestructura, debería orientarse más al capital humano. Los recursos del PMSP en la práctica se han orientado en más del 40% a infraestructura”, declara Ávila.

Asimismo, desde Propuesta Ciudadana plantean que el MINEM juegue un papel más activo dando seguimiento a estos programas, así como en la toma de decisiones. “El MINEM no tuvo participación en las comisiones técnicas de coordinación, espacios donde se definían los proyectos a realizarse, a fin de poder guiar los mismos y buscar que se enmarquen en una política conjunta de Estado. La ausencia del MINEM, aunado a la poca o nula presencia de otros actores públicos locales, dejó en la práctica solas a las mineras para poder decidir en qué invertir”, afirma el economista.