PROYECTO PERUANO BUSCA AMPLIAR EL TIEMPO DE VIDA DE LOS ALIMENTOS

Estudiantes de UTEC lideran proyecto de biología sintética que contribuiría a disminuir la cantidad de frutas y verduras perdidas anualmente en el Perú.

A nivel mundial, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estima que, en 2019, hubo 931 millones de toneladas de alimentos desperdiciados, lo cual equivale a un 17% de la producción total. En Perú, las cifras no son alentadoras: casi 2.5 millones de toneladas de comida son desperdiciadas cada año.

Esta situación ocasiona un fuerte impacto a nivel económico, social y ambiental. Por un lado, la demanda de alimentos contribuye al alza de precios; mientras que, por otro, hay un gran número de pobladores que no cuentan con acceso a una alimentación de calidad. Además, entre 8 y 10% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero están asociadas con comida que no se consume.

Por ello, con el fin de combatir esta problemática, estudiantes de la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC) vienen liderando un proyecto de biología sintética para extender el tiempo de vida útil de frutas y verduras, a través del uso de un producto con propiedades antifúngicas y antioxidantes.

“En Perú, aproximadamente, la mitad de la comida producida anualmente es desperdiciada, gran parte de esta antes de llegar a las mesas. Asimismo, existen tasas bastante altas de desnutrición infantil, sobre todo en las regiones más lejanas a la capital, donde los alimentos producidos en los valles de la costa demoran mucho tiempo en llegar. Mediante este proyecto, queremos disminuir la pérdida de alimentos en los procesos de distribución para poder llevar más comida a más familias peruanas”, explica Nadia Chamana, estudiante de Bioingeniería de UTEC y líder del equipo investigador llamado MikuyTec.

La iniciativa busca inhibir la acción de los hongos en la putrefacción de los alimentos, así como inactivar el centro activo de las enzimas encargadas de la maduración y oxidación de frutas y verduras. Esto se puede lograr a través de la producción de proteínas de cadena corta. De esta forma, se podría salvar hasta medio millón de toneladas de alimentos en el Perú cada año. En términos monetarios, esto equivaldría a 240 millones de dólares estadounidenses.

Otro beneficio del proyecto es que permitiría ampliar la gama de productos peruanos para la exportación: frutas de la Amazonia que antes no podían ser enviadas en buen estado podrían ser tratadas y generar más ingresos para los pobladores locales y el país. Además, más de un millón de peruanos podrían obtener frutas y verduras frescas para sus comidas.

“Queremos introducir al Perú en la era de la biorevolución. De esta forma, deseamos generar un plan de prácticas humanas para poder llevar la biología sintética a más comunidades de nuestro país. Además, buscamos que nuestro producto se establezca como el primer bioemprendimiento de biotecnología del país”, añade Chamana.

Los jóvenes que desarrollan el proyecto pertenecen a tres universidades peruanas: UTEC (Nadia Chamana, Jeremy Guerrero, Alexandra Valdez, María Gonzales, Rodrigo Gallegos, Gabriel Loayza, Alexander Huayhua, Marjorie Esquivel, Piero Beraun, Sonaly Tomas, Tamara Ortiz y Miguel Saturno), UPCH (Gustavo Muro) y UNMSM (Jhon Pérez y Darwin Díaz).

“En estos meses de desarrollo de la investigación y participación en la competencia, los integrantes han mostrado un trabajo sobresaliente en términos de independencia y proactividad», señaló la profesora Ursula Rodríguez Zúñiga, asesora de MikuyTec.

“Nos sentimos muy orgullosos de que nuestros estudiantes estén participando en proyectos en beneficio de los peruanos. Nuestro objetivo, como centro de estudios, es brindarles una formación con la que puedan poner a la ingeniería y tecnología al servicio de la sociedad. Para eso, seguiremos reforzando nuestro compromiso con la ciencia y la investigación”, comentó el Dr. Julio Valdivia, director de la carrera de Bioingeniería de UTEC.

Actualmente, el proyecto se encuentra en fase de investigación. Para continuar con su desarrollo, los alumnos vienen participando de una competencia organizada por la International Genetically Engineered Machine (iGEM) Foundation, una de las organizaciones más prestigiosas de Biología Sintética a nivel mundial. Asimismo, están buscando financiamiento para iniciar las pruebas experimentales. Las empresas o personas interesadas pueden contactar al equipo investigador mediante su cuenta de Instagram.