AGESP:: PIDEN MASIFICAR USO DE GNV EN EL PERÚ

Frente a la necesidad de contar con una fuente de energía propia, económica y al alcance de todos los peruanos, la necesidad de proteger nuestro medio ambiente de la contaminación ambiental y la inestabilidad en los precios de los combustibles, la Comisión GNV de la Asociación de Grifos y Estaciones de Servicio (AGESP) propuso al Congreso de la República el “Proyecto de Ley que declara de interés nacional y necesidad pública el uso de GNV y establece incentivos para su masificación”.

“Es urgente la masificación del GNV en el Perú, el cual ya se proyecta en el mundo como el combustible del futuro para el transporte público y privado, debido a las grandes ventajas ambientales y económicas que ofrece”, señaló Rocío Zorrilla, presidenta de AGESP.

Zorrilla calificó de importante el apoyo del  legislativo que tiene el compromiso de impulsar y fomentar acciones que promuevan la masificación del GNV. El Proyecto contempla la conversión al GNV del transporte urbano de personas, campañas que fomenten uso de GNV para protección del medio ambiente, compras de vehículos a GNV por las entidades del Estado e incentivos tributarios para fomentar el uso masivo de gas en el transporte terrestre automotor, como son: la exoneración del IGV a las importaciones y venta de autos con cilindrada no mayor a 1,500 cc, además de buses y camiones nuevos con sistema de combustión para uso de GNV, y exoneración del IGV al servicio de conversión vehicular.

El transporte vehicular es el principal causante de emisiones de CO2.
El Perú debe cumplir compromisos internacionales medioambientales asumidos

Asimismo, es importante destacar que el GNV es el combustible menos contaminante. Teniendo en cuenta hoy en día el alarmante nivel de contaminación de la capital, Lima debería ser una de las ciudades de la región que más utilice el GNV. Asimismo, es importante señalar que nuestro país se ubica en una posición privilegiada en la región, debido a las abundantes reservas de gas natural con las que contamos en territorio nacional, recurso indispensable para la elaboración del GNV. “El uso de este combustible beneficia a todos porque nos permite vivir en un ambiente con menos emisiones de gases tóxicos”, señaló la representante de AGESP.

Contaminación del aire en el Perú

En el Perú, la contaminación del aire se genera debido al transporte terrestre y al desarrollo de actividades industriales (como actividad pesquera o minera). De manera específica, para Lima Metropolitana, el parque automotor es una de las actividades con mayores emisiones locales y de gases de efecto invernadero. Según cifras brindadas por DIGESA, en el Perú el transporte  es el principal causante de emisiones de CO2 (31% del total nacional), NO2 (76% del total nacional) y CO (70% del total nacional). Según información de Protransporte, el 86% de contaminantes atmosféricos son aportados por los vehículos.

De acuerdo a información del Ministerio de Salud, se han presentado casi 800 mil casos de infecciones respiratorias agudas en Lima y Callao debido a la concentración de partículas sólidas en el aire, fragmentos contaminantes emitidos por el combustible de los vehículos. Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), la atención de estos casos demanda un costo social aproximado del  3,5% del PBI nacional, equivalente a 6,725.74 millones de dólares al año.

Cabe destacar que ante la comunidad internacional el Perú asumió el compromiso de acelerar el proceso del cambio de la matriz energética. Ante las Naciones Unidas, el Perú se comprometió que, en el 2021, el conjunto de su economía otorgará un 40% de participación al uso de las energías limpias, como el GNV.

Nuestro país cuenta con una Política Energética Nacional del Perú 2010-2040 (D.S. 064-2010-EM), en el que se contempla desarrollar la industria del gas natural y su uso en actividades de transporte terrestre, así como la Ley N° 29969 que impulsa la masificación del Gas Natural.

Situación actual del GNV

El mercado actual del GNV atraviesa un proceso de desaceleración desde el 2009. Entre el 2006 y 2008, tuvo una etapa de rápido crecimiento, sobretodo en el año 2008 en el que se convirtieron 32,020 vehículos, siendo la proporción de conversiones equivalente al 38.4% del total de vehículos vendidos. Al año 2012, los vehículos vendidos fueron 174,125 mientras que los convertidos al GNV fueron 19,808, representando solo el 11.4% del total de autos comercializados en el país.

La demanda ha disminuido drásticamente. Una estación de GNV para que sea rentable necesita atender aproximadamente 1,000 vehículos diarios, número conseguido el 2008. Hoy en día se abastece menos de 722  vehículos por cada gasocentro.

Debido a la disminución del volumen de venta en las estaciones de servicio y el aumento de los costos, dado que la inversión en GNV es 3.8 veces mayor a la de combustibles líquidos y hasta 12 veces mayor a la de GLP, se pone en riesgo el incremento de inversiones en ese sector y las proyección de llevar el GNV a los diversos departamentos del país.

Debe señalarse que el consumo peruano per cápita del GNV, (año 2011), se encuentra en el puesto Nº 83 a nivel mundial con un promedio de 124.8 m3/ habitante, por debajo de los promedios de Argentina (1,032.8), Venezuela (899.4), Bolivia (238.2), Colombia (181.1) y Chile (138.6) entre los principales países sudamericanos y a pesar de disponer de este valioso combustible desde hace más de 7 años.